Skip navigation

Voy a empezar una serie de entradas sobre cada uno de los programas que utilizo en mi ordenador (y en iOS), y porqué los he elegido por encima de los que hubiera probado antes. Para ir
por orden, voy a empezar por el sistema operativo (o más bien la distribución): ArchArch
En esta categoría empecé, como casi todo el mundo, con Windows. Windows por aquí, BSoD por allá, que me tiré 6 años pasando de Windows 95 hasta Windows 7 (omitiendo Vista :P). Cuando me harté de esperar a tener la oportunidad de conseguir un ordenador nuevo, me metí con Guadalinex (distribución de Linux andaluza, basada en Ubuntu). No me gustó, pasé a Ubuntu. Desde la versión 9.04 hasta casi la 10.04 lo he estado usando. No me gusta como se administran los paquetes (me parece absolutamente INCREÍBLE que apt-get se use más que aptitude, cuando el primero no hay manera sencilla de que limpie los paquetes huérfanos) ni las actualizaciones (me gusta ver que las cosas mejoran a su ritmo, no una gran avalancha cada seis meses). Tras unas breves pruebas con OpenSUSE, decidí que KDE era más adecuado a mí que GNOME. En un fin de semana de “investigación” me dio por buscar las distribuciones según el administrador de paquetes. Esta página me sirvió de guía para ir encontrándo nuevas distribuciones. Arch me llamó la atención por los siguientes puntos:

Ésas son las razones principales. Ahora lo tengo funcionando con la apariecia de la entrada de hace unos días (aunque algo cambiada), en un disco duro IDE (:() de 160GB, compartiendo 17GiB como buenos amigos con un Windows 7 cuya única razón de existencia es Halo y Halo 2 (le quedan 42MiB libres :D). Dentro de unos días escribiré la segunda parte de esta serie, sobre el entorno de escritorio.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: