Skip navigation

Aunque empecé a escribir esta entrada en tiempos de la Beta 1, hoy lo he reiniciado. Ésta nueva entrada se escribió a lo largo de los dos últimos días, el segundo de los cuales fue publicada. Mis impresiones (las voy escribiendo según instalo, por lo que nadie se espere algo muy estructurado o con orden lógico):

Arranca en Live relativamente rápido, se nota que se cuida y que GNOME2 todava va ligerito. El instalador ya lo habia probado, pero al instalar en un PC real me llama la atención que diga que no hay sistemas operativos instalados en el 149GiB (160GB), cuando las particiones son (por este órden): 102 MiB EXT2 para GRUB 0.97 (GRUB2 arranca MUY lento el menú); 43GiB extendida, que contiene 255MiB (curiosamente exactos, estoy aproximando todos menos este) de SWAP y el resto es el root del Arch (que pienso seguir usando como principal); fuera de la extendida, 17GiB NTFS de gloria dedicada a Halo 1 y 2 (pero no al Windows 7 que los mantiene vivos); y por último, 89GiB en EXT4 para el /home del Arch. Tengo que cerrar el instalador, porque es tan simple que no me fio de él para particionar. Le dejo 20 de los 42GiB del root, y la instalación sigue. En estos momentos se agradece que en EXT4 la desfragmentación sea inmediata.
Dos cosas que antes de empezar ya me están cabreando MUCHO: las barras de desplazamiento, que me parece tienen un manejo insoportable en una pantalla NORMAL, DE ESCRITORIO, que se supone que todavía es el principal objetivo de Ubuntu ¬¬; y el hecho de que el panel de aplicaciones no esté visible cuando maximizas algo o lo acercas a el por las mismas razones. Otro pequeño incordio: ¿por qué demonios el Live CD arranca silenciado?
Ya que estoy poniendo verde a una distrubución que tiene un color bastante menos disfrutable (y menos en comida), diré en su favor que el cambiador de escritorios mola. Me estaba mosqueando otra vez porque esperaba poder seleccionar uno u otro con un único click, pero recordé que en el análisis “A fondo” de Unity en Genbeta decían que se podían mover las ventanas entre ellos. Funciona dabuten.
Por fin acaba de redimensionar el GParted y (ahora si :P) arranco el instalador. Ni me apetece que descargue actualizaciones (quiero que termine lo antes posible para librarme de todas mis pegas y poder romperlo sin ir a cámara lenta) ni quiero programas adicionales (FFMPEG tal vez per el Flash no lo quiero ni en pintura en un ordenador que yo vaya a administrar). Mientras escribo esto, otra forma de dar la lata: no puedo no instalar su propio GRUB. **suspiro**. Si lo consigo volver a arrancar (ODIO el nuevo sistema de configuración), ya restauraré el del Arch.Mu lento es esto ¬¬
Sigo: más baches. Hay mucho lag desde que escribo el nombre de PC para la red hasta que me contesta que no está en uso. Y me dice que una letra mayúscula que está cerca de la tecla Shift es muy corta como contraseña. JA. Como si fuera muy difícil a) verme poniéndola o b) reventarla desde un LIVE CD.
Lo que ya es de órdago es cuando intento pasar los pantallazos que he ido sacando a la partición nueva dedicada al ubuntu. Pensando en plata: ¿CÓMO QUE NO TIENES PERMISOS PARA COPIAR TRES TRISTES JPGS IMBÉCIL, SI ACABAS DE CREAR LA PARTICIÓN?
Ya me siento mucho mejor.
Dato curioso: al reiniciar, me presenta (tras el inevitable retraso en la carga del menú) un GRUB2 el el que SORPRESA, aparece el Güindos con una partición de esas que te comen 15GiB en los portátiles para recuperación y (casi me caigo de la silla de lo bien que me ha sentado) el Arch. Antes de nada, lo arranco para volver a mi querido Grub 0.97 tras copiar los datos pertinentes a Ubuntu. Ésto último es bastante complicado, ya que por un lado los archivos de configuración se me antojan incomprensibles, y por otro quiero cargar el kernel de Ubuntu directamente, y luego librarme de la instalación del GRUB2 para evitar problemas cuando actualice Ubuntu en cuanto salga la primera Alpha del 11.10. Más tropezones cuando lo intento: en la consola de grub (sudo grub) pongo “setup (hd” y toco el tabulador. se añade un 0 y la coma. vuelvo a pulsarlo y me enseña las 6 o 7 particiones. Reconozco la 0 por ser la única obsoleta en EXT2. escribo un 0, cierro el paréntesis y ¡BUM! Error 12: Invalid Device Requested. Leo en el foro de Arch que para reinstalar el MBR lo más sencillo es arrancar el instalador desde el CD y decirle que lo instale (va, tan obvio que ni se me había ocurrido). Lo cierto es que no lo consigo. Paso de ello temporalmente, y me pongo a juguetear con el recién llegado. Al primer arranque, por alguna razón todos los iconos y el panel usaban el clearlooks preeterminado del GNOME. Mal empezamos. Reinicio y ya aparecen bien. Por supuesto, voy derechico al centro de software a instalar el configurador del compiz para librarme de la ocultación automática y activar las ventanas de goma (se me hace muy raro mover una ventana en cualquier ordenador y que no se retuerza). Zas, va lento y no es capaz de instalar nada. Como esperaba, paso al synaptic. Pero ESPERA, que tampoco aparece ¬¬. Supuestamente están activados los repositorios pertinentes. En una distribución “For Human Beings, tengo que usar la terminal que, para rizar el rizo, no aparece al escribir “terminal” el la lente de turno, sino que hay que poner “gnome-terminal”. Bien. Ya está instalado. Configuro Empathy y Gwibber, aunque seguramente desinstale ambos (dejando incordiando sus correspondientes dependencias) e instale Pidgin o Kopete si se integra bien. Glitch en el panelOtra cosa molesta (y mucho, dada la posición de los botones) es que hacer click en el botón correspondiente a la ventana en primer plano y esta no se minimiza. Especialmente molesto cuando me ocurre lo de la imagen.
He hecho enlaces símbólicos a las carpetas de música, imágenes, videos y descargas del Arch, y me he dejado la vida para instalar opera-next, cuya configuración también he enlazado.
Ahora el Dropbox para poder escribir desde el teclado en vez del iPod (casi todo lo anterior está escrito con el cacharro, por lo menos haced que os dá pena :D).
Otro problemilla (mala hierba nunca muere, me estoy aburriendo ya): estoy acostumbrado a que , usando OSS, tener el volumen del sistema al 80% salga el sonido sin amplificar; en ubuntu es como si estuviera al 100%, susto de turno al arrancarlo. Preferencias de sistema (que están en un sitio bastante poco obvio, el menú de apagado), sonido y reducir el controlador hasta “Sin Amplificar”.
Esto se ha dicho mucho, pero el lanzador de programas es imposible de personalizar en profundidad. En mi KDE cuando los programas están maximizados no tienen barra de título. Si los quiero encojer hago click en cualquier zona de los programs que no usen (incluso si hay texto) o si no son nativos mantengo alt y arrastro. su quiero cerrarlos hago click central en su correspondiente botón del panel lateral, y si los quiero minimizar, espero que como hace cualquier otro administrador de tareas, haciendo click se minimicen. y ésto último si es desconcertante. Ahora, si hago click central, se abre otra ventana de la aplicación. Vamos hombre, tengo a 1 cm de movimiento de ratón el botón del GEdit para un nuevo documento. No me dupliquéis las acciones
Como creo recordar que leí en Linux Jounal y posiblemente en algún sitio más, el hecho de que no haya reacción ante un click secundario en un panel no mola. En informática una de las formas de aprender es hacer click secundario en lo que no conozcas o no sepas cómo funciona. Si no recibo respuesta ante un click secundario que hago esperando cambiar alguna opción interesante, se me pone mal cuerpo.
Hasta ahora lo único que he instalado es el Opera Next, GDebi (el administrador de paquetes es completamente inútil, además de que no me gusta el concepto), el administrador avanzado para el Compiz y cambiar las opciones de Unity, y Dropbox (le he dirigido la carpeta a la existente en el Arch para no tener datos duplicados, es sólo que a veces arranco el Ubuntu y me apetece que vaya sincronizando lo que haga en las clases de informática). Ésto es importante si alguien quiere darle vueltas al siguiente párrafo.
Me he encontrado con un bug bastante entretenido. Teniendo el Synaptic descargando actualizaciones, me fijo en dos cosas extrañas: la ventana de descargas no tiene ni barras de desplazamiento enanas (tiene las que me gustan, las GORDAS), y que el compiz no le afecta (no se retuerce la ventana si la muevo). Entonces tambien caigo en que el empathy no está abierto (estoy acostumbrado a que en KDE arranquen los programas que estaban funcionando cuando apago el ordena). voy a abrirlo, y me aparece la ventana de contactos. La muevo para comprobar si el compiz se ha colgado (por lo del synaptic) y ¡SORPRESA! No solo se agita ella sino que la ventana principal del Synaptic se mueve al unísono, como si la estuviera redimensionando. Poco despues me sucedió algo parecido con firefox, salvo que éste se quedaba como si estuviera tirando de la ventana, aunque los controles seguian en su sitio (ver la imagen). Incluso hice click sin querer en el enlacede compras en google porque la página también respondía a los clicks dónde los debiera recibir, no donde aparecen en pantalla. Los pantallazos, para los que se quieran reir.

Ahora a la derecha

Ahora a la derecha

Ahora a la izquierda

Ahora a la izquierda


Ahora le voy a apagar porque me estoy empezando a mosquear con tantos baches (en total ya he tenido dos fallos que me dejan la pantalla inutilizable forzándome a reiniciar el ordena, y eso son 32 más que en el Arch), que además mañana hay ExpoManga y ahora me apetece ir preparándome con un poco de Halo 2, aprovechando que el Synaptic me informaba del récord de ¡¡106!!KiB/s de descarga, por lo que con suerte habrá buen ping. Ya veré cuando escribo la segunda parte :P

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: