Skip navigation

Exacto. Despues de una semana descargando la versión de 64bits sin herramientas de desarrollo, aparece por fin en mi ordenador. Al grano.

La instalación, aunque no he visto de nadia más que lo haya hecho así, se puede hacer sin grabar un CD ni un pendrive. Ahora que tengo un disco duro decente en tamaño (500GiB), me pude permitir descomprimir la imagen en el escritorio y lanzar la instalación desde ahí. Y ya empezamos a quejarnos. Ejecutando directamente el Setup.exe, no da opción a escoger partición. Hay que abrir el Setup.exe en la carpeta sources. Desde ahí, todo igual a Win7 salvo el fondo, que es verde azulado en vez de una imagen.

Al terminar la instalación, blablabla, configuración inicial. Cuatro cosas que le interesan al sistema. Y de repente, se hizo el metro. Aparece todo, y lo primero que veo (y voy de cabeza) es el panel de control. Más que nada porque había que configurar las IP’s de la red :P

El panel de control en modo Metro no vale gran cosa, está pensado como un panel simple para las cosas más básicas. Secciones de personalización, para la imagen de la pantalla de bloqueo, las notificaciones que aparecen en ella, y la cuenta de usuario. Esta Dev Preview no te deja configurar nada más hasta que se le asocia un Windows Live ID, asique que remedio. Y automáticamente y sin remedio cambia la contraseña de inicio de sesión de la E mayúscula de siempre a *************************. Cagüen. Luego hay secciones para añadir usuarios (que en mi opinión se podrían haber ahorrado, porque se supone que está enfocado a dispositivos monousuario), Wifi, Notificaciones (como la configuración de iOS), Privacidad (recopilación de estadísticas de fallos y uso), General (para la configuración regional y las curiosas opciones de refrescar (Refresh) y reconfigurar (Reset)), Búsqueda (las aplicaciones que tienen permiso para acoplarse al sistema de búsqueda), Compartir (lo mismo para la opción de compartir), Enviar (y otra, para los dispositivos a los que se puede enviar datos), Accesibilidad (Alto contraste, ampliar todos los elementos (opción que probé pero que no recomiendo a nadie con pantallas por debajo de 17 pulgadas), la opción de “Caret Browsing” (WTF?), seleccionar que utilidad se iniciará con Win+Arriba, el tiempo que se pasan las notificaciones en pantalla y el grosor del cursor de escritura), Dispositivos, Sincronización (TODO, temas y configuraciones, accesibilidad, idiomas, programas, historial de IE y contraseñas, además de la opción de bloquear la sincronización cuando se usan planes de datos limitados), Grupo Hogar, Windows Update (versión simplificada de lo que conocemos en Win7) y un acceso al panel de control de escritorio. Me explayo tanto con el panel de control porque me parece un elemento en el que deberían profundizar más, porque la mayoría de las opciones a)Son nuevas y no están en el panel de control normal o b)No son suficientes. Ejemplo de a)Sincronización. Ejemplo de b), la imposibilidad de cambiar el color verde de fondo de la pantalla de inicio de sesión o el menú Metro.

Aparecen también programas como un lector de twitter (plis, personalización), RSS, FeisbukFacebook, IE con interfaz metro, muy bien trabajada pero incómoda para un ratón, una aplicación dedicada al evento BUILD y algunos programas simples de ejemplo para experimentar con las aplicaciones Metro.

En el lado clásico, nada nuevo bajo el sol, salvo un estilo más mate, con menos brillos y reflejos, y con esquinas más cuadradas donde antes eran redondas. Y voy a empezar a nombrar curiosidades:

  • Cuando se escoge un color para las ventanas, existe un “color” que es un arcoiris con una flecha en círculo. Esta opción detecta el color prevalente en el fondo de escritorio y lo aplica.
  • No se si es sólo impresión mía, o que las animaciones son ligeramente más rápidas, pero diría que todo se mueve más rápido y fluido que en el 7
  • La ya de por sí pesada barra de idioma ahora se llama “Indicador de Entrada”, es in icono de sistema en lugar de una barra, y es el doble de grande, aunque ya no se ve tan horrible. Además, la muy **** reaparece aunque la quites desde la ventana correspondiente (configurar iconos del sistema)
  • Aunque se coloque la barra de tareas a un lado (por ejemplo, a la izquierda, quedando el normalmente menú inicio arriba a la izquierda) la esquina en la que aparece el pseudomenú con las cuatro opciones de preferencias, dispositivos, compartir, búsqueda e inicio sigue siendo la inferior izquierda, aunque el horrible cuadro gris que reemplaza el meh menú del 7 se mueve arriba. Éste pasa a tener la única función de traer el menú metro al frente.
  • El “intento” de Tiling Window Manager para la interfaz Metro fracasa estrepitosamente. Especialmente cuando se intenta copiar texto de un programa a otro, y la fuente no ajusta el texto al poco tamaño ni el objetivo coloca el cuadro de texto al alcance.
  • El menú de la esquina inferior izquierda, aparte de aparecer sin click, sólo empotrando el ratón contra la esquina, también hace aparecer un reloj grandote a la derecha, el mismo que hay en la pantalla de bloqueo, con fondo gris. Iconos de notificación incluidos.
  • Curiosamente, al terminar de instalar el Opera (con la opción de quedarse como navegador por defecto) aparece una notificación de Windows dándote a escoger si quieres el Opera o seguir con IE. Algo parecido ocurre la primera vez que intento abrir archivos JPG y PNG, aparece una ventana para darme a escoger entre asociar los JPG al Opera, al Paint o al visor de imágenes de siempre. Espero que esto sirva de algo para evitar que las ruínes opciones de “Instalar Google Chrome junto a XXXXXXXXXXXXX” tengan éxito. Aunque cuando alguien no tiene ni idea y ve la ventana, aunque alguien que sepa le haya configurado un navegador decente, por inercia seleccionarán IE como predeterminado. **Suspiro**.
  • Hay una nueva ventana de “instalando dispositivos”. Menos informativa, pero por lo menos sabes que está pasando algo :P

De momento no he experimentado mucho más. Lo que si me ha mosqueado mucho, pero MUCHO, es que IE no era capaz de terminar ninguna descarga (Opera Next y Skype), dando un error siempre que llega al 99%. Eso, y el hecho de que la única forma de cerrar un programa Metro es pulsando Control+Shift+Escape para que aparezca el administrador de tareas (gran trabajo, hay que reconocerlo) y finalizar la tarea correspondiente. Pantallazos, y la próxima entrada será sobre el proceso de instalación de mi nueva máquina, “gamer grade”.

Color Automático

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: